Motivación #1: Hijo de ti mismo

A duras penas llego a los 17 años físicos y 14 años mentales, pero hay algo que he aprendido y se me ha quedado muy grabado: los padres tienen ya suficientes problemas, muchas veces mayores de los que sabemos porque son expertos falseando sus tristezas si se trata de mantener a su hijo en un estado de ánimo “más para arriba”. Entonces, ¿por qué hacerles la tarea más difícil?

Algún lunático dijo alguna vez que padre (generalizando padre y madre) es aquel que concibe y cría un hijo, otro agregó que se encarga de mantener a la familia y así mismo bajo los estándares adecuados, luego otra persona tomó esos conceptos y dijo que ser padre es aprender (muchas veces a las malas) a dar amor.

Tal vez es cierto que uno no comprende lo que realmente es amar a un ser en desmedida si no es siendo padre. Yo valoro a mis padres porque me aman, pero no soy un santo. No voy a decir que no me he quejado.

Es cosa de hacer una mirada introspectiva, todos nos hemos quejado de nuestros padres, pero, ¿se han quejado nuestros padres de nosotros realmente?. Seamos realistas, ya vivir cuidándonos más de un año nos hubiera estresado, imagínate todos los años que tus padres han convivido contigo, gastando el dinero que ellos ganaron para que tú puedas probar un poco de helado, trabajando horas extra para que te quejes de que “nunca están en casa”.

Hablando de lunáticos, algún otro dijo algo también peculiar, que probablemente ha formado parte de la filosofía de mi vida: uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde.

No estoy asesinando a tus padres antes de tiempo, es solo  que estamos tan ocupados en nuestros asuntos que no notamos que nuestros padres ya tienen canas, sus ojos ya perdieron brillo, sus dientes el lustre. No notamos que mientras nosotros crecemos, ellos también… unos 20 o 30 años más.

¿Cuántas veces has odiado a tus padres? Podría jurar que unas 10, por motivos realmente tontos. Somos asquerosamente inmaduros, tan pero tan inmaduros que osamos usar la palabra más fuerte del mundo contra las personas que nos pusieron reglas que, a fin de cuentas, están hechas para que no seamos parte de una sociedad terriblemente maltrecha.

No estoy criticándonos… bueno, sí.

Siento que todos hemos sido injustos; nuestros padres siempre nos han contado historias de pobreza, de terrorismo y de problemas sociales, de lo difícil que era su vida a nuestra edad. Nos quejamos de que siempre hablan de ellos como si fueran los más sufridos, pero en realidad lo que ellos hacen es el máximo esfuerzo porque no vivamos las cosas que ellos vivieron, porque tengamos todo lo que ellos no pudieron tener, aún si eso significa seguir sin tenerlo y no tenerlo nunca.

¿Alguna vez han ahorrado para comprar algo? Ahorren muchos dólares, prívense (con la disculpa de la RAE si esa palabra no existe, pero no encuentro otra para hablar del verbo “privar”) de muchas cosas, sufran por ese ahorro, que ese dinero sea lo más difícil de conseguir y que sea bastante cantidad. Una vez que tengan mucho, se sentirán orgullosos de su labor, es hora de que venga lo más difícil: gástenlo en alguien más.

“Pero es mi dinero, me lo he ganado yo, quiero algo para , otra persona no ha trabajado por este dinero, no lo merece“. Avista lo más caro que tengas, que sea tuyo; es muy probable que lo haya comprado tu padre o tu madre. Ellos trabajaron, ahorraron, y se privaron de muchas cosas para conseguirlo, pero cuando les dijiste que lo querías/necesitabas, no se lo pensaron dos veces.

Lo curioso es que el dinero que ahorraste, ni siquiera lo trabajaste, sigue siendo el dinero de tus padres, que te dan para que disfrutes un poco más de tu vida. ¿Jodido, cierto? Ser malagradecido está de moda. Cuando aprendí esto, dejé de pedir tantas cosas y aprendí lo valioso que es dar, aunque aún me falte mucho.

Sé que no lo harán porque aún muchos tenemos cierto recelo, vergüenza o lo que fuese; para los que sientan que no estoy escribiendo basura o los que se sienten listos, creo que sería un bonito gesto acercarse a sus padres y darles las gracias por todo lo que tienen y tendrán, o al menos un maldito abrazo, algo que los haga sentir que no se esfuerzan para nada (aunque nunca sientan eso).

Y si crees que lo que escribo lo hago sin objetivo, entonces intenta ser hijo de ti mismo un tiempo.

Anuncios

Acerca de Le'Bleu

El estridente sonido que causan los que callan es asesino.
Esta entrada fue publicada en De todos los días. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s