La locura es un minuto de ternura sin basura pero con tortura. Como una ruptura en la caricatura con un toque de hermosura.

¿Quién es el cartero de esta noche? me preguntó una voz extraña por el teléfono celular, que no se cansaba de sonar y sonar aquella canción tan espesa como el guacamole y que me vi forzado a contestar a pesar que amo la tonada. La voz se disparó junto con una serie de colores multicolores coloridos cual arcoiris de colores multicolores coloridos.

¿Quién ese el cartero de esta noche? -No lo sé. Le contesté, contesté con algo de temor, pues el hedor del dolor apestaba con furor. “No lo sé”, pues sinceramente no lo sé, no conozco ningún cartero y ningún cartero me conoce, salvo que hablemos de artesanos, que artesanos no conozco pero millones, millones me conocen, me conocen mis amigos, mis amigos artesanos que creen conocerme. “No lo sé” porque sinceramente no lo sé.

¿Quién es el cartero de esta noche? -No lo sé- ¿Entonces por qué contestaste?. Y nuevamente me invade una duda penosa y morbosa, asquerosa hasta el final de los tiempos y los vientos, que ingresan a mi habitación sin pensárselo dos veces. No lo piensan porque me pueden enfermar pero no les importa porque nada les importa, solo enfermarme o enfriarme los vientos helados que se cuelan por mi ventana.

¿Quién es el cartero de esta noche? – No lo sé – ¿Entonces por qué contestaste? – Siempre contesto las llamadas. Y somos mentirosos los humanos, sin asquearnos, pues siendo yo un humano y un hermano, afirmo que los demás se me parecen un tanto y puedo mentir diciendo que somos mentirosos, mentirosos los humanos que nos creamos humanidades irreales. Mentiroso porque contesté por el ruido del celular más que por cariño al emisor y mentiroso porque al celular le he fallado.

¿Quién es el cartero de esta noche?  – No lo sé – ¿Entonces por qué contestaste? – Siempre contesto las llamadas – Pues por contestar te diré quién es el cartero de esta noche. Me dijo sin reproche pero con un tono de intriga, que me causó intriga como el tono de intriga del señor que ahora habla como mi padre que es a la vez mi sastre, mi sastre de improvisto, pues has visto que si rompo la ropa de mi vida mi padre, que es mi sastre, la arregla sin pensárselo; pero vieras que este sastre es un desastre, porque no me cobra y me sonrie.

¿Quién es el cartero de esta noche? – No lo sé – ¿Entonces por qué me contestaste? – Siempre contesto las llamadas – Pues por contestar te diré quién es el cartero de esta noche – Por favor no lo hagas. No lo hagas porque estoy harto de las sorpresas que como presas me rodean pero al momento de cazarlas extienden sus alas y se ríen de mí desde el cielo, el cielo inalcanzable e intocable, intocable e imborrable como el amor de mi amada, que me ama sin amarme pero me deja amarla amándola hasta que el amor se consume como un cigarro, pobre de quien lo fume y lo consume porque se consume mientras el diablo se fuma al humano, el humano es un cigarro.

¿Quién es el cartero de esta noche? – No lo sé – ¿Entonces por qué me contestaste? – Siempre contesto las llamadas – Pues por contestar te diré quién es el cartero de esta noche – Por favor no lo hagas – El cartero soy yo. El cartero es él y no lo entendía porque en mi mente había una orgía de ideas, ideas como mareas de millones de cosas que yo no sé porque las sé pero me niego a saberlas por miedo al saber, como todo ser que no quiere saber cosas que sabe que sabe porque saber que las sabe es , más que un gran fastidio, una odiosa responsabilidad, que ataca sin amabilidad pero con mucha afinidad.

¿Quién es el cartero de esta noche? – No lo sé – ¿Entonces por qué me contestaste? – Siempre contesto las llamadas – Pues por contestar te diré quién es el cartero de esta noche – Por favor no lo hagas – El cartero soy yo – ¿Y cuál es el mensaje?. Me atreví a preguntar sin repensar que mi pregunta podría generar una nueva problemática apática que yo no quiero conocer como si fuera un miedoso del saber. Pero soy un miedoso del saber por lo antes mencionado, que simboliza mi valentía al preguntar o mi estupidez al preguntar.

¿Quién es el cartero de esta noche? – No lo sé – ¿Entonces por qué me contestaste? – Siempre contesto las llamadas – Pues por contestar te diré quién es el cartero de esta noche – Por favor no lo hagas – El cartero soy yo – ¿Y cuál es el mensaje? – El mensaje es la locura de esta noche. Me di cuenta entonces que el hombre que me recordaba a mi padre y que bla bla bla del cigarro que luego me hizo hablar del saber y el conocer y antes inhalar el cielo de ideas multicolores en mi pared, mi pared que me hablaba y me decía que estaba cansada de mis golpes, mis golpes de ira con una mira fijada en la pobre pared. “El mensaje es la locura de esta noche” pues con algo de roche admito que estoy loco y esta llamada me recuerda que estoy loco porque loco pienso y loco me gusta estar, porque todos son locos y loco es el estereotipo de lo que todos no son (gran contradicción) porque nadie está loco pero todos por dentro, porque la locura en buenos usos se vuelve cordura. Pero nadie la ve. Entonces admito que todo esto me ha ayudado a ver que estoy malgastado y destrozado pero no estoy perdido mas la locura es algo lindo, por lo que lo que sigue es algo más como lo que verán:

¿Quién es el cartero de esta noche? – No lo sé – ¿Entonces por qué me contestaste? – Siempre contesto las llamadas – Pues por contestar te diré quién es el cartero de esta noche – Por favor no lo hagas – El cartero soy yo – ¿Y cuál es el mensaje? – El mensaje es la locura de esta noche – Gracias por todo.

Anuncios

Acerca de Le'Bleu

El estridente sonido que causan los que callan es asesino.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s