De la caja y la sandía.

Este post lo escribí con Moka, una de las personas con las que hablo mucho y una gran amiga también… Por eso es tan largo y bueno.

Le’Wi no es pobre, pero las circunstancias lo mantienen aislado de la mayoría de distractores tecnológicos de la época, pero, aún así, consigue un poco de entretenimiento y eso es lo que le hace feliz. El mundo, para él, está lleno de cosas bellas y siempre busca el camino más positivo; pero su mayor inspiración es Le’No, su novia, a quien ama desde el momento en que sus sandías se cruzaron por primera vez.

A Le’Wi nunca le ha importado su falta de aparatos tecnológicos para poder entretenerse, él lo único que necesita siempre es del cariño y atención de su novia, él es feliz simplemente hablando con ella, no necesita nada más. Suele entretenerse con otras cosas, su guitarra, dibujando… pero la mayoría de las veces son a inspiración de ella, dedicándole canciones con su guitarra, dibujando animales que a ella le gusten, escribiendo historias que hablen de ella, etc… para él ella lo es todo.

Pero las cosas que vivían ambos habían nublado la visión de Le’Wi, todo estaba yendo tan bien que no notó que su mayor amenaza estaba próxima. Un día, él fue a visitarla para invitarla a comer una sandía como la primera vez, pero ella estaba muy despistada como para atenderlo. Estaba perdida en un mundo de personajes ficticios y 3D a causa de una caja que acababa de conseguir y no podía distraerse de su entretenimiento. Los colores y luces parpadeantes habían desplazado al pobre Le’Wi de su vida.

Le’No creció entre aparatos electrónicos, desde pequeña ella fue siempre feliz con ellos, volviéndose estos una parte indispensable de su vida, con los que no puede vivir. Le’Wi siempre lo supo y siempre comprendió su amor por esos objetos que para él… solo eran lucecitas sin ningún valor sentimental o profundo. Pero el amor de Le’No por esos objetos parecía incrementar por cada día que pasaba, especialmente por su caja nueva con la cual ella estaba sumamente emocionada, al punto en que Le’Wi comenzó a preguntarse cuál amor de los que ella sentía podía ser más fuerte… su amor por sus objetos de luces… o su amor por él.

Le’Wi entró en estado de pánico, necesitaba a su novia para ser feliz, no podría aguantar esa separación mucho tiempo y todo por culpa de una simple caja. A pesar de sus intentos por llamar su atención, ella no mostraba interés por las ofertas de su desesperado novio y continuaba jugando con su amada caja. Le’Wi había logrado abrirse paso entre sus otros objetos tecnológicos, pero este parecía tenerla enamorada demasiado. Empezaba a convencerse de que Le’No encontraba más en su nueva adquisición que en su aburrido novio.

Fue en ese punto en que Le’Wi comenzó a pensar en una decisión final… conformarse o terminar con todo, tantos intentos hiso él por acercar a su novia que ya no veía alguna otra alternativa para recuperar su atención, ya no tenía esperanzas para ello, parecía tener claro que esas luces eran más radiantes que el amor que él le entregaba.

Conformarse… él en realidad no quería eso, pero era una de solo 2 opciones, no quería que la relación siguiera así, pero él no podía vivir sin ella, jamás, para él ella era toda su vida, no podía imaginarse una vida sin ella bajo ninguna circunstancia. No era una idea que a él le gustara, pero era mejor que el perderla.

Terminar con todo… seguramente era la idea que menos le gustaba, la que posiblemente le sería imposible hacer, pero también era una opción de solo 2 soluciones, en parte él podía pensar el por qué seguir con esa relación si le estaba causando dolor… pero también le causaba felicidad el solo tenerla y amarla, era como una droga que te llevaba a un mundo de fantasías y a la vez te destruía.

Trató de pensar un poco más, ¿qué era lo que ella sentía por él? Sus intentos habían fallado y a ella parecía no importarle su sufrimiento, simplemente seguía en el mundo que aquella caja había creado. Tal vez terminar con todo era la solución, ella tal vez no se inmutaría o podría incluso darle más tiempo que dedicarle a sus videojuegos, por dónde lo viera, solo él iba a sufrir por ese desenlace. Había intentado hablar muchas veces, pero esta era la última vez, no la llamó, no le avisó, simplemente tomó su abrigo y fue en búsqueda de su amada para poder decidir con claridad si se quedaba con ella (total o parcialmente) o si debía partir y dejarla ser feliz con su caja.

Tocó a la puerta de su casa, pero ella no respondía, posiblemente estaba demasiado concentrada en su caja como para escuchar que alguien llamaba a la puerta… quiso seguir insistiendo, no se iría de ese lugar hasta poder hablar con ella… luego de varios intentos sin respuesta, decidió contactarla con otro de sus aparatos electrónicos con los que no puede vivir, ella respondió la llamada… distraída, sin poner mucha atención, como si viera alguna otra cosa. Le’Wi le preguntó dónde estaba ya que quería encontrarse con ella… Le’No entonces le respondió que ella estaba en un lugar un poco lejos de su casa, en un torneo de cajas de luces al que ella hace mucho quería ir, Le’Wi debió suponerlo, ya le había contado de ese torneo.

Se escuchaba al fondo de esos aparatos electrónicos las voces llamando a Le’No, con felicidad, con impaciencia… eso era incomprensible para Le’Wi, ella nunca quería salir con él, siempre quería estar con su caja… ella nunca quería compartir tiempo con él, incluso si lo intentaba compartiendo la caja… pero ahí estaba ella, entre muchas personas compartiendo el rato y divirtiéndose, junto con su caja, junto con amigos… ¿por qué podía invertir tiempo con ellos pero no con Le’Wi?, en realidad podía ser una respuesta fácil… él no tenía una caja, él en realidad ni siquiera sabía usar bien una caja, él no podía compartir su amor por la caja, pero ellos sí…

Se sintió disminuido e impotente, cortó la llamada y se sentó en frente de su hogar. ¿Qué tienen ellos que no tenga yo? ¿Qué tiene la caja que no tenga yo? Desconcertado, aturdido y, sobre todo, solitario, decidió que no podía competir con eso. Pensó en destruir compañías, pensó en armar una revolución, pero todo ello se veía lejano. Pensó incluso en llamar a sus amigos para distraerse pero mucho de ellos se habían apartado porque él estaba ocupado intentando reconquistar a Le’No. De pronto, el mundo positivo de Le’Wi se desvanecía junto con las luces de la caja de su novia… la única diferencia era que esta podía volver a brillar, él estaba rendido. Para peores, la confusión lo tenía perdido, no tenía forma de olvidar el dolor, es más, el no quería olvidar nada, solo quería que todo volviese a la normalidad, solo quería volver a salir con Le’No a comer una sandía y recordar lo bonita que es la vida. Si no conseguía una respuesta pronto, Le’Wi desaparecería por siempre.

Decidió hablar con ella el día siguiente, ya cuando hubiera terminado el torneo… tal vez la respuesta que tanto buscaba a su pena solo la tendría ella, tal vez ella la haya tenido desde el principio, tal vez si hablaba con ella una vez más, juntos pudieran arreglarlo.

Aún confiaba en Le’No, aun sentía un pequeño hilo que los unía a pesar de las situaciones.

Mañana sería el día en que ella decidiría si seguían juntos y se esforzaban porque su amor continuara… o decidiría si todo terminaría. Era el día en que ella tendría que escoger entre Le’Wi o su cajita.

¿Qué otra opción le quedaba? Ya todos sus intentos habían fallado, era la única esperanza que tenía, que ella lo escogiera… que ella de verdad lo amara… que todo su esfuerzo, tiempo y amor no haya sido en vano.

Como no iba a poder dormir, decidió esperar sentado cerca de su casa. Pasaron horas y la nostalgia de Le’Wi no cesaba, ver el amanecer le hice anhelar que todo fuera bien. En realidad, tenía que salir bien, no hay objetos materiales que valgan más que el amor incondicional que tu pareja te puede dar y él era eso, una persona dispuesta a dar de todo por su amor. Cuando ya era la hora pertinente, Le’Wi se levantó y se dirigió a su hogar, tocó la puerta nuevamente y por esta se escuchó un grito -¡¿Quién es?!-Soy yo-Pasa rápido. Dicho y hecho, entró al hogar de Le’No y ella, como de costumbre, estaba jugando con la caja. Habló, le dijo que la amaba, que no podía seguir así, que la necesitaba, que era el amor de su vida… Pero esta volvió a hacer oídos sordos. La alejó de la caja por la fuerza y entre lágrimas incesantes le dijo “¿Qué es más importante para ti?” Le’No se levantó, cogió la caja y le dijo en voz baja…

“Dedúcelo”.

Le’Wi, viendo que no podía ni siquiera tener lejos su caja alejándosela, dedujo que su elección quedaba en ese objeto de luces… entonces Le’Wi le preguntó con ojos llorosos

“¿Qué es tan importante en esa caja que no puedes encontrar en el amor que te he dado?”

Con lo que Le’No respondió “Tú simplemente no lo comprendes, no podrías comprenderlo, tú no tienes una caja, me aburriría demasiado si yo no la tuviera, siempre han sido mi pasión estos aparatos electrónicos y lo sabes”

Sí… Le’Wi lo sabía, pero… ¿es acaso que la pasión que hubo entre los 2 no se comparaba con la que ella sentía con sus aparatos? Aburrirse… ¿qué acaso no se divertía estando a su lado?, Le’Wi comenzó a comprender la poca importancia que tenía para esa persona… que le prometió sus sentimientos y terminó negándoselos.

Sin palabras, Le’Wi se le acercó y le dio un beso en la frente. Le’No, tras unos segundos de perplejidad, volteó, pero él ya había salido. Caminaba sin rumbo cuando llego al mercado donde conoció a quien pensaba que incluso llegaría a ser su esposa; se detuvo a comprar una sandía y siguió su rumbo. Llego al mirador de la ciudad, el mar siempre le pareció hermoso. Con los ojos sin brillo y abrazando la sandía, lo último que la gente de por ahí pudo ver fue su cuerpo sumergiéndose en el mar infinito.

Anuncios

Acerca de Le'Bleu

El estridente sonido que causan los que callan es asesino.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s