Eres más que el mar.

Elton John – Border Song

Desde niño me encanta el mar. Recuerdo que hasta cierta edad, mi abuelo nos llevaba en su Toyota Corolla azul, modelo del año 90, a una playa militar. Ya ahí, alquilábamos bungalows para pasar la semana en ese sitio. Al ser una playa privada, no había mucha gente y se gozaba de una serie de servicios como piscina, sala de videojuegos, canchas de frontón, tennis, entre otros. Pero lo que yo realmente disfrutaba era del mismo mar.

No era azul, ni cristalino, ni nada por el estilo. Era un mar verde y bastante “simplón” (para algunos), pero nunca en mi vida había visto el mar como lo vi en esa playa. Pacífico pero aguerrido, solitario pero lleno de vida, verde pero azul. Cuando me pongo a pensar por qué amo el mar, rápidamente noto que tiene todo lo que me atrae.

Despertar cada mañana al lado del mar era una sensación única. Siempre he amado mi casa y la comodidad de mi habitación; incluso cuando tenía pocas cosas aquí, disfrutaba mi entorno. Sin embargo, no hay nada como despertar rodeado por ese ambiente que tiene el mar. Ese sonido armonioso que se produce al romperse las olas es algo que me inspira millones de sentimientos.

Sé lo que es el amor, sé lo que se siente amar y sé lo que se siente no amar. No hay expertos en dicho sentimiento, pero me considero una persona parcialmente sabia. Cada vez que mi familia y yo teníamos que regresar a casa, mi espíritu se llenaba de nostalgia. Saber que no lo volveré a ver al año siguiente era horrible para mí y fue aún peor cuando dejamos de ir para siempre. Es más, nostalgia es poco.

Pasado un tiempo, me acostumbré a estar lejos de mi amor platónico. No más olas rompiéndose, no más vientos suaves, no más mañanas de lunes felices, no más paz interior, no más azul infinito. Creí que había olvidado lo que se sentía todo esto, pero un análisis interior me hizo darme cuenta que, como es usual, me equivoqué.

La terraza de mi hogar es un lugar pacífico, quizás gran parte de mis mejores pensamientos se los debo a ese viento olivense que me rodea cuando estoy arriba (y no me refiero a estar high, no es tan literal). Un dato curioso es que, cada vez que Kiry se escapaba, subía y me sentaba a silvar. A los instantes, su figura aparecía corriendo por el techo de algún vecino, maullando efusivamente hasta llegar a mis piernas. Ahora que lo pienso, me pregunto cómo sería llevarla a la playa, supongo que pudo haber sido hermoso.

Como decía, la terraza es un buen lugar para reflexionar, muchas veces el solo hecho de subir me inspira cosas. Hoy, cuando subía en busca una batea, recibí una ventisca en el rostro. Recordé entonces todos esos años en la playa y mientras lo extrañaba, noté que era algo que sentía muy a menudo, todos los días, siempre.

Nervios. Cada vez que regresábamos de la playa al hogar, sentía nervios de no poder volver a ver el mar, nervios de perder todo lo que amo, nervios de que las cosas no salieran como me gusta que salgan. Cada vez que la chica que amo se va, la extraño y me invade la nostalgia. El hecho de no poder saber de ella hasta el día siguiente es exactamente lo mismo que sentía al saber que no volvería a ver al mar hasta el año siguiente. No importa si es una distancia exagerada entre ambas situaciones, sé que la extraño tanto como el mar.

Es el mismo sentimiento, sé que ella sigue ahí tanto como el mar es inamovible. Pero no puedo evitar sentir nervios de que no sea así. Las situaciones son exageradas, pero el amor es exagerado.

Soy muy nostálgico, extraño todo lo que ya no está conmigo. Algunos volverán, algunos no se mueven y algunos se han ido para siempre. No importa lo que pase, extraño todo lo que amo por igual. Hoy me siento distinto y es muy probable que sean nervios. Siento que he perdido tantas cosas que ahora estoy nervioso de cosas tan imposibles como perder a la chica que amo. Sé que no me dejará, pero me han dejado tanto que siento nervios.

[¿O yo los abandoné a ellos?]

No debería sentirme solo, no debería sentirme triste, pero estoy nervioso. Amo con todo mi ser y amo tanto como puedo. ¿Por qué tengo tanto terror de no corresponder? Estoy inseguro, me da nervios saber que aquello que amo puede volver a apartarse. Y el sentimiento no cesará, pues a esta chica la amo el doble de lo que la amaba por cada segundo que pasa.

He cometido errores en mi vida, he sido cruel, he sido despistado, he sido un asesino de sueños, he sido mal amigo, he sido muchas cosas malas. Pero a esta persona parece no importarle, me limpia el espíritu saber que alguien puede querer a un ser como yo. He abandonado al mar, he abandonado a Kiry. He sido una persona terrible, pero también he aprendido de mis errores. Me niego a abandonarla a ella.

Estoy nervioso, pero aún no me rindo.

Anuncios

Acerca de Le'Bleu

El estridente sonido que causan los que callan es asesino.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s