Seis de diciembre, Uno de infinito.

Llevo bastante tiempo sin saber qué escribir y creo que hoy es un buen momento (o un buen día) para reingresar este blog al mundo de la actualización. Hoy es 6 de diciembre del año 2010 y quiero escribir una pequeña carta a una persona especial.

A mi queridísima novia:

Han pasado ya casi 4 años desde que nos conocemos (si no los han pasado ya, la verdad no manejo fechas exactas) y aún me sorprende el hecho de que nuestra amistad solo evolucionara con el tiempo a llegar al punto de ser lo que somos ahora, muy al margen de todas las barreras que se nos pusieron en frente, hasta darnos cuenta que, en realidad, estábamos enamorados. Incluso podría decir que me resulta bastante gracioso voltear la cabeza unos años atrás y ver que iniciamos siendo personas muy distantes, es más, la última vez que lo hice (y de lo cual escribí un post) me di cuenta que todo empezó, como dirían, “en nada”.

¿Qué puedo decir? Tenemos una comunicación casi perfecta; te he contado de todo y me consta que has hecho lo mismo, supongo que hoy, a pesar de ser un día especial, no diré lo mismo que siempre he dicho, pero que nunca cambia: Te amo.

Antes de ayer te comentaba algo que llevaba bastante tiempo queriéndote decir, supongo que hoy lo puedo subrayar para que quede más claro… Quiero pasar el resto de mi vida enamorado de ti. Sé que es algo apresurado hablar de un futuro que solo la muerte puede terminar (en términos físicos, pues sé que, tras está vida tan corta, nuestras almas encontraran la unión eterna), pero quiero que sepas que eres la persona con la que quiero compartir lo que me resta de vida. Te dije que quería vivir enamorado de ti, que me daba cólera que las personas que se casaban olvidaban por completo lo que era vivir como pareja porque pensaba que ya habían llegado al punto máximo de una relación. Quiero tener citas contigo siempre, quiero que nos sigamos riendo de cosas sin sentido, quiero que nuestras peleas sigan enseñándonos que en la vida todo tiene solución, quiero seguir amándote un poquito más cada día que pasa. Y, sobre todo, quiero mantener la comunicación tan especial que tenemos, corporal y espiritualmente hablando.

Había dicho, además, que no me gustaba darle mucho énfasis a la celebración mensual de una relación, porque sentía que, en la praxis total del amor, todos los días son especiales. Sin embargo, debo poner un poco más de énfasis a este primer mes por una razón en especial. Sucede que he vivido muchos meses en mi vida, 201 aproximadamente, pero este marca una diferencia bastante curiosa por la cual estoy a punto de agradecerte.

Me siento especial. Sé que no debería ponerme nada sentimental porque es un día feliz, pero creo que no puedo evitar sentirme así. Esta faceta de nuestra historia empezó el 27 de marzo del presente año; ese día, cuando te dije que me gustabas, sentí un terror extraño. Tenía miedo de no ser correspondido, de que te merezcas algo mejor o, en pocas palabras, de no ser suficiente. El 6 de noviembre, cuando me aceptaste como tu pareja bajo los términos de una relación eterna, me sentí realmente especial. He sido aplaudido por públicos grandes, he recibido el cariño de muchas personas, he sido premiado y me han elogiado muchas veces… pero tú, Kiomi, me enseñaste lo que significa realmente ser especial. Te agradezco infinitamente por hacerme sentir valioso, importante, feliz.

Wow, en realidad habría mucho que agradecer, dudo poder plasmarlo todo hoy, pero al menos quiero que el párrafo anterior sirva de “resumen”.

Para hoy tenía pensado regalarte una manualidad que vi en el poderoso internet, pero supongo que no podré terminarla aún, es más difícil de lo que creí. Por otro lado, mi letra es bastante fea así que este medio es más cómodo y mis dibujos son bastante horribles y lo que yo quiero es conmoverte, no causarte un ataque de risa masivo como la última vez que dibujé algo para ti (aunque fue divertido, sigo sin ver la lanza en ese dibujo).

Bueno esta es la parte en la que siento que tengo un montón de cosas que decirte y empiezo a llenar el post hasta que me queda súper-extenso. Mejor me guardo todo lo que quiero decir para cuando nos veamos, le da un toque de especial. Feliz (porque siento que es feliz) primer mes siendo novia de este demente, Kiomi, prepárate para soportarme por el resto de tu vida porque este solo es el comienzo de una bonita relación.

Anuncios

Acerca de Le'Bleu

El estridente sonido que causan los que callan es asesino.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s